Betis años 90

Betis de los 90. Aquellos maravillosos años en el Villamarín

Fernando Ruiz de Alarcón

La adolescencia, a muchos de nosotros, se nos fue volando viviendo el fútbol de pie en un gol de Heliópolis … Una década, la de los 90, donde disfrutamos de fútbol en mayúsculas; donde lloráramos de tristeza y alegría, donde nacieron cánticos que quedarían para la historia.

La década de los 90 fueron años de grandes jugadores, y de alguna que otra decepción. Años de entrenadores mediocres, pero también de Luis Aragonés y Serra Ferrer. De internacionales con la selección española. Temporadas donde hubo descensos al infierno y ascensos a la gloria. Y el mejor recuerdo de todos, que, a su vez, fue el más amargo: el de la Final de Copa del Rey del 97

Fueron los años de las camisetas Kappa. De los jugadores con bigote, de la superioridad en los derbis. Jugamos la liga de 22, celebramos los éxitos de la cantera en los campeonatos de la Copa del Rey de Juveniles. De victorias en torneos veraniegos. De los cromos de Panini, de las fotografías en blanco y negro en la prensa, de la alineación indebida del Valladolid…

De partidos los sábados en Canal Sur y los domingos en Canal+. Del Día Después de Robinson y Nacho Lewin. De tardes de domingos al sol, de retransmisiones radiofónicas locutadas por un sevillista. De tifos y bengalas en el Gol Sur. De Pepsi, Continente, Marbella, Incecosa, Ocaroil, y de muchas otras empresas que conocimos gracias al Betis.

Días de fútbol, de 2 puntos por victoria…

Aquellas ligas eran de positivos y de negativos, de visitar campos como Las Gaunas, La Condomina, El Luis Sitjar y Atocha. Vivimos la retirada del Gordo, vimos a jugadores estrenar las botas blancas, sentíamos la Marcha Radetzky como la banda sonora de los minutos de la espera.  Acogimos a Guns N’ Roses, Faith no more y Soungarden en nuestra casa …

Fueron buenos años. Sufridos también, en los que aprendimos a ganar y a perder.  Crecimos sin avisar, con una bandera verdiblanca siempre en nuestro cuarto.  Por primera vez, viajamos sin la presencia de nuestros padres, gracias a las Peña béticas. Años del derbi del Trofeo Ciudad de Sevilla, y aquel partido en beneficio de un pequeño bético llamado Ian Reina

Años de bufanda y bocadillo. De holas a Don Manué y del himno de los Cantores de Hispalis. Del primer beso con excusa del gol del Betis. De un 30 de diciembre viendo al Betis-Benidorm. Una década de recuerdos lejanos, pero imborrables. Aquel maravilloso Betis de los 90.




This entry was posted in Sin categoría and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *