madrid betis 1966

Cuando ganamos al Madrid en el partido más largo de la historia

Fernando Ruiz de Alarcón

La historia del Betis tiene tantas curiosidades y anécdotas como temporadas jugadas por el club verdiblanco. Incluyendo partido épicos de récords; de hecho, el Betis fue uno de los equipos (el otro sería el Real Madrid), que disputó el hasta entonces partido más largo jamás disputado hasta entonces. 

El famoso partido de Copa en el Bernabéu

Fue un 15 de mayo de 1966, y el escenario el emblemático Santiago Bernabéu, en una eliminatoria de Copa del Generalísimo. El conjunto merengue venía de salir victorioso en la Copa de Europa con un equipo de ensueño, Pirri, Zoco, Araquistain, Velásquez, Gento… aquel Madrid de los ye-yés, por las pintas que tenían sus jugadores. Antes de comenzar el partido, alrededor de 40 peñas blancas saltaron al césped para dar una vuelta de honor con la “Sexta”, con un invitado especial, el Betis.
Lo que nadie se esperaba que el Betis, descendido a los infiernos en el último minuto de competición liguera en esa misma temporada, daría la campanada en la fiesta del considerado equipo más grande del mundo.

Un once bético no exento de calidad, con jugadores históricos… 

Este Betis jugaría con un once titular que sería el normal en la temporada, formado por Vega, Aparicio, Eusebio Ríos, Antón, Fresco, Azcárate, Girón, Quino, Landa, Dioni y Rogelio. 
El guión del partido estaba escrito de antemano, se suponía que los madridistas borrarían del terreno de juego a los sevillanos, pero como ha sucedido tantas veces en la larga historia de nuestro equipo, el Betis, de nuevo, se saltaría las pautas del guión, y los primeros 90 minutos acabarían con un resultado de 1-0 (gol de Gento) para el Madrid, lo cual empataban la eliminatoria; ya que en el partido de ida, el Betis había logrado vencer por 3-2, con goles de Rogelio en dos ocasiones y uno de Quino.

Todo por decidir en la Prórroga  

Ya en la prórroga, el ceutí Pirri, actual médico de la “casa blanca”, adelantaría la eliminatoria para el Madrid, obteniendo el segundo gol.El miedo escénico no existe para los nuestros, de nada le vale al Madrid tener más de cien mil aficionados animándolos, porque el Betis se hace grande en las dificultades. Fue entonces, cuando aparecería ese Betis que nunca se rinde y que es capaz de todo, con la magia que le caracteriza y que tan peculiar lo hace, porque, antes de terminar la media hora de prórroga, un acertado Landa batiría a Ariquistain, portero blanco, estableciendo de nuevo la igualada en la eliminatoria.
Hay que decir que antaño no existía la diferencia de goles en campo contrario en esta competición, ni existían los penaltis después de la prórroga.




Dos prórrogas más, victoria y prima

Los relojes echaban humo. Se disputarían 2 prórrogas de 140 minutos, terminando las dos sin cambios en el marcador.En total, llevaban 140 minutos disputados, los nuestros luchando por el amor a las 13 barras, y sin dar por perdido el partido quisieron honrar a nuestro Club.
en la tercera prórroga, en su minuto 14 (minuto 154) salta la noticia, ¡paren las rotativas! De nuevo, Landa, logra batir a Ariquistain, la noticia recorre el mundo entero. El Betis, un equipo desahuciado, recién bajado a segunda, con una temporada nefasta con arbitrajes en su contra, vence al todopoderoso Campeón de Europa, el Real Madrid.

Los jugadores recibirían un premio de doscientas cincuenta mil pesetas, a repartir entre toda la plantilla. De nuevo, la leyenda del Betis se cumple.

Equipo capaz de lo peor…y de lo mejor. Hasta el final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *