Home»Actualidad»Baskonia – Betis Energía Plus. Vuelta a las andadas (96-70)

Baskonia – Betis Energía Plus. Vuelta a las andadas (96-70)

0
Shares
Pinterest Google+

Sin actitud y con juego anárquico, así se presentó el conjunto del Betis Energía Plus en el Fernando Buesa Arena. Nada que recordar de un pésimo partido, donde un rival al 50% pasó por encima desde el comienzo.

Fernando Ruiz de Alarcón | 21/01/2018

Llegaba al Betis Energía Plus al Fernando Buesa Arena con la sola opción de lograr una victoria que no le hiciera perder distancia de aquellos equipos que mantienen la línea del todo o nada. Mientras, su rival en esta jornada, el Baskonia, uno de los equipos Euroliga, tendría el mismo objetivo, pero por distintos motivos, su plan era conseguir la clasificación para la Copa del Rey canaria.

Franch no dirige, Anosike no defiende

Primeros minutos de tanteo, con un 7-2 inicial, el Betis intentaba romper con canastas de Ryan Kelly. Con la baja de última hora de Drapper saldría Joseph Franch, de titular. Comenzaría un poco nervioso nervioso en ataque, aunque su defensa a Granger, el base local, comenzaba siendo correcta.

Anosike perdía balones con lanzamientos precipitados que hicieron que, el Baskonia, pudiera igualar el encuentro. Seguía el Betis Energía Plus con la tónica que nos tiene acostumbrados en los últimos encuentros disputados, a tirones en ataque y con una defensa inexistente. Tenía que pedir tiempo muerto Óscar Quintana porque tres canastas seguidas de Baskonia daba al equipo vasco un parcial de 10-0.

Entraba Mikel Uriz y Schilb anotaba una gran canasta de 3. Shengelia dominaba la pintura sin que Anosike tuviera oportunidad de coger un solo rebote defensivo. Mientras, el potente banquillo vasco se movía y Martínez daba entrada al francés Beaubois, que a la alarga sería el gran protagonista del partido. El Baskonia ganaba a menos de 3 minutos 16-10.

Afrontaba el Betis este final de primer cuarto con una nueva falta de Anosike en busca del rebote, que, inexplicablemente, era mantenido en la cancha por Quintana. Luke Nelson no atinaba y al final, Bolugovic sustituiría al anarco-nigeriano.

McGrath y Kelly también fallaban buenas opciones de tiro y el Baskonia aumentaba la ventaja con tiros libres. Se llegaba al final del primer cuarto detrás en el marcador, con un resultado de 21-12, con un triplazo en el último segundo de Beaubois.

Segundo Cuarto, más de lo mismo

El segundo cuarto comenzaría con un Beaubois enchufadísimo. Lo del rebote defensivo del Betis es una de las parcelas que más chirrían en lo que llevamos de temporada, que arrastra desde tiempos de Alejandro y que no mejora. No se ve, en los hombres altos del Betis, un atisbo de mejora en la protección de su aro.

Baskonia seguía a lo suyo y se ponía 26-14 a ritmo del base francés. En el Betis solo respondía Schilb, siendo torturado en defensa por un Beaubois intratable. La dirección de Uriz no estaba siendo la esperada, y no encontraba soluciones en ataque. Muy pronto se iba el Betis del partido, a 5 minutos del segundo cuarto, perdiendo por 33-16, y otro rebote que ganaba en ataque el Baskonia…

Óscar Quintana tenía que pedir tiempo muerto porque el equipo no reaccionaba y se estaba viendo superado en ambos lado de la cancha por un Baskonia enormemente superior, que, sin apretar, iba resolviendo el partido minuto a minuto.

La defensa planteada por Quintana no funcionaba más por una mala praxis de los propios jugadores que del sistema, dando muchas facilidades en tiro exterior. Martínez daba entrada a otro base de calidad, Marcelino Huertas, para echar más leña al fuego. El Betis agotaba por segundo ataque consecutivo el tiempo en ataque.

Ryan Kelly y Schilb, los máximos exponentes del ataque bético, no atinaban. La defensa era otra vez desarmada con un pick and roll que obligaba a Nelson a cometer su tercera falta personal. Baskonia se ponía con una diferencia de 21 puntos a falta de menos de 4 minutos.

Se tocaba fondo

Parecía que el Betis tocaba fondo porque no daba síntomas de recuperación. No encontraba ninguna solución clara, en ataque no llegaba ni a tirar, mientras en defensa se mantenía a base de faltas sin sentido, motivadas por la inexistencia de ayudas y apoyos.

Se llegaba al descanso con 6 puntos anotados solo en este último cuarto, 46-22. Baskonia iba montado en un tren de alta velocidad hacía su objetivo, mientras que el Betis nos recordaba al del principio de temporada. Sin alma, sin mordiente, sin acierto, sin dar sentido a la palabra equipo.

El Betis saldría intentando encontrar algo de juego, con más actividad defensiva pero sin coger ni un solo rebote. Bien en ataque, con un parcial de 6-2, intentaba lograr un rayo de luz dentro de uno de los peores partidos jugados hasta ahora. Beaubois seguiría a lo suyo, anotando, con un nuevo invitado, Marck Llamin.

El Betis iba remontando un poco en la puntuación, más por la relajación del propio equipo vitoriano que por dinámica positiva. De momento, se movía en unos logaritmos difícil de superar, una diferencia de más de 20 puntos, 55-33 a falta de 5 minutos del tercer cuarto.

Lo de Sánchez clama al cielo

Es insultante el estado de forma en el que se encuentra el capitán, Alfonso Sánchez. Partido a partido demuestra que no se encuentra nada motivado, que su cabeza no está en lo que tiene que estar y que no está capacitado para ejercer de lideren un equipo que necesita que sus jugadores figura, en los peores momentos de juego, aparezcan. A Sánchez, jugador más veterano de la plantilla, le sobraba este año vestir la camiseta verdiblanca.

Iván Cruz anotaba una solitaria canasta en un cuarto donde el Baskonia superaba los 60 puntos y donde la defensa no existió. 61-37, Quintana sustituía a un Sánchez superado por todos sus rivales.
Nelson anotaba un triple a 3 minutos del final, un oasis en un desierto, porque la estadística de tiro de tres seguía siendo paupérrima.

Los segundos iban pasando y el resultado no se recortaba, se llegaba a final del tercer cuarto con un triste marcador de 71-44 (25-25). La defensa del tiro exterior y el rebote defensivo se habían quedado en Sevilla, así como las ganas y la intención de hacer algo interesante en el comienzo de la segunda vuelta.

Kevin Jones se unía al recital de sus compañeros, y se las jugaba todas las que cogía, realizando su mejor partido hasta ahora en Liga ACB. Con un resultado 84-58, el Betis solo le quedaba la oportunidad de mejorar en muchos de los aspectos negativos que no su equipo no es capaz de corregir, y darle minutos a los menos habituales, como a Zagorac.

Fin de partido, fin al sufrimiento

Ryan Kelly mataba un balón a pase de Uriz a 5 minutos del final. El Baskonia daba por ganado el partido, al igual que su afición que celebraba la clasificación a una Copa, que, un año más, se volverán a escuchar los temas de charanga de la afición vitoriana, una de las que más color y animación dan a este deporte.

Este sufrimiento de partido daba a su final con un resultado definitivo de con un enfado tremendo de Óscar Quintana con los suyos. 94-70 y con una última canasta de Iván Martínez para car cierre al chorreo vitoriano.

Tercera derrota seguida. Preocupante este Betis. Se prevé que la vuelta de Vitoria va a ser muy larga. Al menos, que sirva para que muchos recapaciten y que vean que con esa actitud y con ese juego, es imposible conseguir el objetivo de quedarse en la ACB.

Ficha del partido
Partido de Liga Endesa (ACB)

94 – Baskonia (21+25+25+23)
70 – Real Betis Energía Plus (12+10+24+24)






Anterior

No hay más historias

Siguiente

This is the most recent story.

Sé el primero en comentar

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *