Home»Especiales»La Biriprensa V. Las campañas de publicidad encubiertas

La Biriprensa V. Las campañas de publicidad encubiertas

3
Shares
Pinterest Google+

El término “biriprensa” está de moda, o al menos así se desprende de los últimos movimientos en redes sociales, tanto para los que afirmamos su existencia como para los que la niegan con rotundidad o la defienden desde perfiles falsos.

Hay mucho trasiego en redes sociales, señal inequívoca de que se está removiendo y sacando a la luz los entresijos de cierto sector de la prensa deportiva que, hasta la fecha, habían campado a sus anchas sin que nadie pudiera cuestionar mínimamente su mala praxis.

El término “biriprensa”, acuñado hace unos diez años, surgió para denominar a un cierto grupo de periodistas deportivos enfrascados en ridiculizar la marca Betis frente a los éxitos deportivos y de gestión del Sevilla FC. Actualmente, y según mi opinión, el “biriperiodismo, al que otros llaman “mariachis”, es el movimiento de comunicación desarrollado por algunos periodistas deportivos y que consiste en seguir las pautas marcadas por la actual directiva del club de Nervión, siendo estos periodistas, una herramienta más dentro de su plan de negocio en el área de comunicación y marketing.

El “biriperiodismo”, como he sostenido en anteriores artículos, se impulsa desde las más altas esferas del centro comercial y dentro de su política empresarial cuyo fin, absolutamente lícito, es el intentar aumentar seguidores y aficionados para así, incrementar su cuenta de resultados, además de últimamente, tapar ciertos errores groseros de gestión y otros intereses relacionados con la titularidad del club.

Y todo ello dentro de la tormenta perfecta que está sufriendo la profesión periodística tal y como se desprende, para mayor abundamiento, del informe publicado recientemente por la web www.autonomosyemprendedor.es  y del que se ha hecho eco la Asociación de la Prensa de Sevilla -@aprensasevilla- con unos datos demoledores en los que se apuntala mi teoría ya de sobra conocida:

SALARIOS BAJOS = PRECARIEDAD = BÚSQUEDA DE RECURSOS

Las campañas de publicidad de los equipos de La Bética

En nuestra sociedad de mercado, las empresas venden sus productos a clientes utilizando para ello, entre otras herramientas la publicidad, siendo los medios de comunicación, uno de los vehículos para dicho fin. La publicidad en los medios de comunicación se realiza mediante anuncios o publirreportajes, previo contrato mercantil y pago de las cantidades acordadas con el medio de comunicación.

Pero existe otra publicidad en los medios que es encubierta y que se suele introducir por ciertos periodistas deportivos en el canal de comunicación a modo de contenidos, a modo de información o a modo de opinión. Y toda esa publicidad que la empresa “no huele” se traduce en contraprestaciones y beneficios para el mal periodista. Nada de lo que sucede en los medios de comunicación es casual.

Los clubes deportivos en nuestra ciudad realizan básicamente una campaña de publicidad al año acordada con las empresas periodísticas denominada “campaña de abonos” y que se desarrolla en los meses de julio y agosto. En ella, mediante diferentes soportes publicitarios y medios, los clubes venden su mensaje para captar abonados.

Los clubes retribuyen estas campañas a las empresas periodísticas mediante entradas/invitaciones que éstos utilizan a lo largo de la temporada. Uno de los clubes aporta un mayor número de entradas ya que tiene mayor necesidad de rellenar huecos.

El biriperiodismo al que otros llaman mariachis, es el movimiento de comunicación desarrollado por algunos periodistas deportivos y que consiste en seguir las pautas marcadas por la actual directiva del club de Nervión

La “mala prensa deportiva” utiliza la publicidad encubierta para introducir contenidos, noticias y opinión a cambio de, no podía ser de otra manera, contraprestaciones varias que van desde la palmadita en la espalda para reforzar que “vas bien por ese camino”, hasta importes en metálico, viajes, regalos o incluso un puesto de trabajo en caso de que tengas dificultades en tu propia empresa como hemos observado muy recientemente.

Todo ello es justificado por el mal periodista deportivo bajo el amparo de la libertad de prensa, utilizando para ello las herramientas que posee a través de sus empresas. Esto es la web, el micrófono, la antena o el papel. El mal periodista deportivo sitúa o aleja el mensaje, el debate y la opinión al punto exacto que le interesa al equipo para la que trabaja de soslayo.

  • El 70% de los periodistas autónomos cobran menos de 1.000 euros al mes y el 35% menos de 500 euros.
  • El 65% de los periodistas del RETA son obligados a trabajar como falsos autónomos.

Las pautas de la “biriprensa” están bien marcadas y así cumplen las directrices: El éxito frente al fracaso, el señorío frente al “estilo Betis”, excelente gestión frente a infames dirigentes, exigencia frente a criaturismo. Entre todas ellas es curioso el mandato, del que tengo pleno conocimiento de causa, de posicionar la marca Sevilla FC siempre por delante del Real Betis o llevado al campo de las imágenes, el Sevilla FC a la izquierda frente al Real Betis a la derecha.

biriprensaUn ejemplo. Fíjense en esta portada de un medio local en la que se sitúa a las aficiones a izquierda y derecha y en la que algunos aficionados béticos portan bufandas, hoy en día por suerte prohibidas, con la leyenda “sevillistas hijos de puta”. Me niego a pensar que estos aficionados sean la imagen que representen a la afición del Real Betis Balompié.

Además de mis conocimientos del negocio de la comunicación, tenemos las manifestaciones que el periodista deportivo Nacho Vento (@VentoNacho), ha realizado recientemente en una entrevista publicada por Verdeando.es. En ella, Nacho Vento afirma haber rechazado un “sobre” con seis mil euros para que éste vendiera públicamente un mensaje de una candidatura a través de noticias y opiniones. Nacho, como haría un altísimo porcentaje de periodistas, se opuso a dicho ofrecimiento por pura cuestión deontológica y ética profesional. Nacho se negó a participar en lo que se denomina “publicidad encubierta”. Otros malos periodistas, seguro que aceptaron dicho encargo amparados en sus más elementales necesidades básicas.

Mal que les pese a estos malvados, y por muchas prebendas que perciban, destaparemos sus vergüenzas y tendremos éxito en nuestra pelea por proteger el honor y la verdad de todo lo que sucede alrededor del alanceado mil veces Real Betis Balompié. Defenderemos la crítica, la libertad de prensa, el debate y la pluralidad exigiendo el mismo respeto que se tiene para con la actual directiva sevillista.

Concluyo recomendando al lector que no baje los brazos en la lucha y que emplee la fuerza que da el número. No es fácil acabar con este tipo de conductas pero tampoco es tan complicado si se emplea la unidad de acción o como canta nuestro propio himno, si nos mantenemos “apiñados como balas de cañón”. De esta unidad de acción hablaremos en otro momento.

Anterior

Recuperar el manquepierda como símbolo del beticismo

Siguiente

Podcast verdeando 55. 3x05. Semana para pensar en el Valencia con Betistour

Sé el primero en comentar

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *