Home»Actualidad»Lo de menos, el resultado de Mérida, lo de más, la enésima aparición de la cantera verdiblanca

Lo de menos, el resultado de Mérida, lo de más, la enésima aparición de la cantera verdiblanca

0
Shares
Pinterest Google+

En la victoria del Real Betis en Mérida (0-4) tuvimos la oportunidad de ver en acción a la nueva hornada de futbolistas que se están cociendo a fuego lento en las calderas de la Ciudad Deportiva Luis del Sol, a las órdenes de J.J. Romero.

Una cantera, la verdiblanca, que a poco que se les toque las palmas, responde como ninguna existente en el resto del fútbol mundial.

El Real Betis podría considerarse, si tenemos en cuenta la promoción de jugadores canteranos, como un equipo que necesita constantemente de sus jóvenes valores. Y es que esto de sacar nuevos futbolistas desde sus escalafones inferiores para disputar plazas en la titularidad del primer equipo es un hecho que aparece a lo largo de toda la historia verdiblanca, y que, en los últimos años, se está volviendo a producir.

Tras la caída del Plan Heliópolis, llega el Plan Quique Setién

Hace aproximadamente 6 años encontramos con la aparición del Proyecto Heliópolis la puesta en marcha de los pilares que intentarían dar sentido a la cantera verdiblanca. Entre las ideas generadas por Heliópolis se encontraba la apertura de la residencia para futbolistas de los Bermejales, inaugurada en tiempos de Guillén y continuada por Bosch, y por el que el Real Betis, bajo las normas marcadas por este ambicioso proyecto, planificaría convertirse en un medio plazo en un equipo autosuficiente con jugadores de la casa. Una especie de Athletic de Bilbao en el Sur de España, que contara con las estructuras y técnicos adecuados para ello  pero sobre todo, con un estilo de juego reconocible, casualmente muy parecido al propuesto por el actual técnico cántabro.

Por diversos motivos este plan se echó abajo. Entre estas razones, como no, la presión ejercida por un sector de la prensa que temía como un plan tan ambicioso la actualidad hiciera que un Betis, tocado por la Ley Concursal, comenzara a salir del pozo como entidad. Esa prensa de minúsculas miras que toman al Real Betis como un club foráneo y enemigo a sus causas, ya que su cúpula directiva no bailaba (ni baila) al son de la música que ellos proponen.

El plan Heliópolis estaba funcionando en su primer año, y las habitaciones de la residencia situada frente a la Ciudad Deportiva estaban siendo ocupadas no por amiguetes de directivos ni por invitados comerciales, sino por el verdadero valor del proyectos, jugadores procedentes de distintos puntos de Andalucía.

Setién y JJ Romero, nueva esperanza para los canteranos

Ayer en tierras extremeñas pudimos comprobar en Mérida que la actuación de un técnico, Quique Setién, casualmente denostado por esta misma prensa, ha abierto las ventanas de Los Bermejales siendo un rayo de sol y dando vida a la idea de mirar a los escalafones inferiores como fuente inagotable de recursos.

Setién quiere encarar este primer tramo de la temporada con una plantilla corta en número, 21 jugadores profesionales, hasta llegar al mes de enero donde se abrirá el mercado de Invierno y con él, la posibilidad de incluir nuevos jugadores en la lista de las distintas competiciones.

Son Liga y Euro league las competiciones que el Betis afronta con estos 21 jugadores, y por ello, Setién quiso probar ayer en Mérida lo que, por suerte, tiene bajo sus brazos, que no es otra cosa que los chicos de la cantera. Y los noveles respondieron con una nota más allá del notable. Jugadores como Roberto, Rodri, Iván Navarro, Edgar o Kaptoum forman parte de ese nuevo grupo de canteranos llamados a ocupar alguna plaza en el primer equipo. Aún inmaduros, tendrán que cuajar bajo las órdenes del mago de Gerena, JJ Romero, y seguro que alguno de ellos, dentro de muy poco, tendrá la ocasión de ser partícipe en partido oficial en el majestuoso Templo del fútbol andaluz, el Benito Villamarín.

Lo de menos, la victoria ante el Mérida

0-4 venció el Real Betis al Mérida, en un partido que sirvió, sobre todo, para ver en acción a estos aspirantes a formar parte de la plantilla profesional con jugadores consagrados como Joaquín, Bartra, Sidnei, Tello, León o Sanabria. Tanto unos como otros, jóvenes y veteranos, demostraron estar preparados para hacer al equipo funcionar el día que haga falta con nuevas piezas. Otra vez, y van ya incontables veces, el Club de La Palmera lo ha vuelto hacer.

Y lo saben en los escalafones inferiores: la ilusión existente en la actualidad en infantiles, cadetes y juveniles era impensable con la presencia de otros técnicos de reciente participación, dedicados, a día de hoy, a la literatura.

Anterior

El Real Betis, el segundo equipo de La liga que más presión al contrario ejerce

Siguiente

Semana del comienzo de la Liga Iberdrola, tercer año del Real Betis Féminas en la élite

Sé el primero en comentar

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *