Home»Actualidad»¡Qué bueno que viniste, Lo-co! (Milan AC 1- R. Betis 2)

¡Qué bueno que viniste, Lo-co! (Milan AC 1- R. Betis 2)

8
Shares
Pinterest Google+

El joven jugador argentino Gio Lo Celso lidera a un Real Betis en Milan que, fiel a su estilo, vence por 1-2 a un campeonísimo italiano plagado de jugadores de calidad. Ni el mal arbitraje ni la presión ejercida por la escuadra rossonera pudieron para a un Real Betis que estuvo imperioso en Italia arropados por 7000 locos de la cabeza.



Contentos todos con la victoria conseguida en San Siro. La competición, el escenario y el rival eran ingredientes idóneos para que el Real Betis, aplicando su receta habitual, escribiera una nueva página de su larga su historia. Y así lo hizo, logrando la victoria por 1-2 ante todo un campeón histórico italiano, el Milan AC. Otra gesta del conjunto de Setién, que en menos de un año ya sabe lo que es vencer en el Bernabeu, en el campo del eterno rival y en San Siro.

Un Milan ansioso y necesitado

Los malos resultados en Liga cosechados por el Milan obligaba a la escuadra italiana a  dar una buena imagen a su afición en este encuentro. Jugaban en su estadio y el runrun tanto de la prensa como de la grada jugaba en su contra. Motivados por un cierto desconocimiento del juego del Real Betis, los de Gatusso saldrían a buscar y a presionar al equipo de Setién en su campo. Craso error, porque es contra equipos que van a buscar al Betis, precisamente, cuando el conjunto verdiblanco más se siente a gusto.

Quique Setién dio libertad de movimientos tanto a Canales y Lo Celso, que con acierto, comenzaron desde el primer minuto a conducir la nave bética. Así, los sevillanos se plantaban en el campo del Milan con mucha facilidad, obligando a su rival minutos después a cambiar de marcha y poner freno a la presión por que no estaba siendo nada efectiva, dando un paso atrás.

Barragán y Junior se hacían grandes en las bandas, mientras, la línea de centrales, Mandi, Bartra y un esplendoroso Sidnei no daban respiro a los peligrosos delanteros milaneses. Pipita Higuaín se encontraba entre ellos, máximo capo cañoneri de la Serie A, y según lo visto ayer, muy poco queda de aquel jugador que ganaba ligas con el real Madrid.

Cambios tácticos

Setién introdujo un cambio táctico que ya habíamos adelantado en la previa que publicamos en Verdeando, la inclusión de 2 delanteros. con esta modificación del sistema, no pretendía ser más ofensivo, más bien presionar a la defensa milanesa. Y dio sus frutos. En los primeros minutos el Betis robaría el balón en varias ocasiones, posibilitando hasta dos oportunidades claras de gol.

El conjunto de Heliópolis funciona bajo las directrices marcadas desde su banquillo, que, como hormiguitas sin rechistar, interpretaron el juego a la perfección, al menos en la primera media hora de partido. Es en encuentros como estos donde este estilo se convierte en la mejor arma de un equipo inferior en presupuesto a su rival.

Canales, verdadera extensión del entrenador en el campo, supo dar el ritmo necesario al partido en varias fases del partido, habilitando con sus pases en largo las subidas de Junior y conectando en numerosas veces tanto con Sergio León como con Sanabria, siempre partiendo desde el lateral derecho. Mientras, a Carvalho se le notaba falto de ritmo físico, aun así, muchas jugadas pasaban por sus pies.

Gran primera parte

El Betis hizo una primera media hora de auténtico equipo grande de Europa. Unos minutos después llegaron 10 jugadas de ensueño. Incluso Sanabria anotaría un gol que, pese a ser legal, se le anularía.  El árbitro, para más inri, perdonaba una clara expulsión a Reina por realizar una parada de gol fuera del área. Lo del colegiado merece un análisis aparte, una actuación indigna propia de otra época de mafia arbitral, cuando al equipo de casa se les regalaba los partidos y los grandes tenían que vencer por decreto.

El Betis actuó bien.  No se entretuvo en protestar al trencilla suizo y siguió con su plan establecido. A este equipo, ese tipo de cosas no le va, le va más seguir jugando y jugando.

Y apareció Lo Celso, convenciendo y anotando el gol de la jornada

Llegaba la segunda parte donde aparecería un jugador llamado a ser el líder de la selección argentina en posteriores años, Gio Lo Celso. Futbolista al que algún que otro iluminado periodista dedicado a opinar sobre el Betis no convencía. Este criterio parcial y subjetivo, pronto fue revocado por el propio Lo Celso demostrando en el campo que la apuesta de Lorenzo Serra por él no era nada equivocada. Fue el mallorquín quien lo trajo al club verdiblanco por un contrato y unas opciones que, a día de hoy y viendo la edad y el rendimiento que está mostrando, se antoja una operación de oro. Y fue el estilo de juego de este Betis el que convenció al medio. No creemos que, con Chaparro o Mel en el banquillo hubiera venido, y eso hay que reconocerlo.

Lo Celso continuaba su recital en San Siro moviendo el balón de banda a banda, permitiendo profundizar a, esta vez sí, un todo terreno Junior y a un Barragán muy seguro. Y en una de estas contras, el chico recibía el balón para hacer el golazo de la jornada: un chut de fuera del área imposible de atajar para un Reina al que solo le quedaba mirar y aplaudir al bético. Reina, el portero hijo de aquel otro guardameta conocido como el de los cuernos, no daba crédito al baño que su millonetti equipo estaba recibiendo, en su casa, ante su afición.

Setién movía banquillo, más tarde esta vez de lo que lo suele hacer. Daba entrada en el 65 a Tello por un Sergio León gris, al que se le vio falta de ritmo pero sí muy mentalizado en realizar esa tarea oscura de presionar y meter ritmo al ataque bético. Y hasta el 92, no haría el tercer cambio, dando entrada a Zou Feddal.

La tímida reacción del Milan

El Milan, con el 0-1 en el marcador, adelantaría líneas. Gatusso daba entrada a Suso y Cutrone, mientras, Samu Castillejo reduciría la ventaja bética en el marcador anotando lo que sería, a la postre, el único gol del Milan.

Cuando el Betis debió imponer su fútbol de posesión y dominio, el Milan no lo permitió. Robaría el balón logrando, a 10 minutos del final, embotellar a los verdiblancos. Por suerte, por buena defensa y por alguna que otra parada de Pau López, el Betis llegaba al descuento con la mínima ventaja de 1-2. El Milan, sin dar crédito al resultado, se desesperaba en faltas y el ataques frontales bien defendidos. Incluso fruto de esta desesperación Castillejo sería expulsado por una entrada asesina a Lo Celso.

Al final, el Betis, ante sus 7000 legionarios, se traía la victoria del Imperio italiano, colocándose en la primera posición de su respectivo grupo de la Europa League, demostrando a su afición que este es el camino a seguir.

Estadio San Siro, Milán

Ficha técnica

AC MILAN, 1 – BETIS, 2. (0-1, al descanso).

AC MILAN: Reina; Calabria, Romagnoli, Zapata, Laxalt; Bakayoko (Cutrone, min.46), Biglia (Bertolacci, min.80), Bonaventura; Borini (Suso, min.46), Higuaín, Castillejo.
REAL BETIS: Pau López; Barragán, Mandi, Bartra, Sidnei, Junior; William (Feddal, min.92), Lo Celso, Canales; Sergio León (Tello, min.67) y Sanabria (Loren, min.79).
GOLES:
0 – 1, min.30, Sanabria.
0 – 2, min.54, Lo Celso.
1 – 2, min.83, Cutrone.

ÁRBITRO: Bas Nijhuis (HOL). Amonestó a Romagnoli (min.31), Higuaín (min.46) por parte del Milan. Y a Canales (min.47), Lo Celso (min.80) y Pau López (min.86) en el Betis. Expulsó a Castillejo por roja directa (min.94) en el Milan.

ESTADIO: San Siro. Más de 7000 béticos en la grada.

Publicidad




Anterior

La previa. Milan AC-Real Betis, la victoria pasa por la presión

Siguiente

Medidas de urgencia para frenar las derrotas del Betis en Liga

Sé el primero en comentar

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *