Home»Opinión»Ojalá fuera diferente

Ojalá fuera diferente

0
Shares
Pinterest Google+

Miguel Roda.

He preferido esperar unos días desde nuestro partido en Cádiz para hacer una valoración más directa de ese tema del que se ha hablado más que de la propia victoria por 1-2 del Real Betis Balompié en el estadio Ramón de Carranza, las aficiones.

Los ultras violentos, esos que empañan todo a todas horas por lo general, no deben entrar en estos análisis porque no tienen cabida alguna. Viajar para pegarse o lanzar objetos no merece ni un segundo más de nuestras atenciones, pero el resto de gente bética que suele acudir allá donde el Real Betis juega merece un respeto enorme. Personalmente de Cádiz y su afición nadie va a venir a contarme nada puesto que conozco este bello rincón de nuestra Andalucía desde el mismo año en que nací y forma parte de mi vida desde siempre. Y no solamente en verano. Conozco a cadistas fantásticos, personas que merecen la pena mucho muchísimo. La afición amarilla es una hinchada con arte, solera, animosa y que intenta que se conozca sus colores mucho más allá del Carranza. Todo esto es una realidad para mí, pero no puedo negar mi experiencia por ello. A mí Cádiz, futbolísticamente hablando, no me ha recibido bien nunca. Ni en Trofeos Carranza en el mes de agosto ni en partidos de Liga ni Copa del Rey. Entre pitos y flautas he acudido al coliseo gaditano muchísimas veces y siento en el alma tener que decir que es lastimoso tener que irte antes de un partido “por lo que pueda pasar”, tener que dejar coches en parkings por la matrícula o por la pegatina de turno. Mirar a todos lados mientras estás donde todos los béticos porque se palpa en el ambiente que “podría liarse” en cualquier momento… Amén de esos cánticos por un lado y por otro atacando donde más duele siendo esto ya -menos mal- cosa casi exclusiva de esos aficionados ultras que antes nombraba y no del cadista o bético de turno.

Me encantaría sentirme como en casa en Cádiz, de corazón. Pero no ocurre. Y para mí es mucho más penoso siendo la Tacita de Plata un sitio vinculado a mi familia desde siempre. Ojalá esto cambie más pronto que tarde, pues me alegra leer muchas opiniones contrarias a la mía. Dicho esto, que en la vuelta copera se respire únicamente fútbol y que pronto ambas entidades disfruten de encuentros en la máxima categoría del fútbol español.

Anterior

Betis Deportivo Marbella (1-1) Sin creatividad no hay ni goles ni puntos

Siguiente

VERDEANDO PODCAST 2x11. El Espanyol nos cogió la medida, ahora hay que ganar al Getafe

Sé el primero en comentar

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *