Home»Verdeando»Víctor, un rayo de esperanza en tiempos convulsos

Víctor, un rayo de esperanza en tiempos convulsos

0
Shares
Pinterest Google+

Fernando Ruíz de Alarcón
Director de «Al contraataque» en Gestiona Radio

Con la contratación de Víctor Sánchez del Amo como nuevo entrenador del Real Betis, se abre una nueva etapa en el equipo heliopolitano, una etapa de esperanza, al menos, para el aficionado, y a su vez, para muchos jugadores de la plantilla defenestrados por Gustavo Poyet.

Víctor debe aprovechar, este viernes en el partido ante Las Palmas, la oportunidad que le ha brindado Torrecilla de volver a entrenar un “primera”. Y para ganarse a la afición, antes debe verse un cambio radical en la actitud, sobre todo en el juego.

Son 4 días lo que tiene para intentar de impregnar su sello en la plantilla, ya que viene con la vitola de ser entrenador valiente, al que le gusta el buen fútbol, control de la posesión, de ser metódico y apasionado del juego de estrategia.

Si esto es así, no tardará tiempo en conectar con una afición cansada ya vendehumos como el antiguo entrenador, que predicaba una forma de juego y planteaba los partidos totalmente distinto, sin saber realmente a lo que se jugaba.

Víctor conoce bien lo que se cuece en un vestuario, las camarillas, el día a día del profesionalismo del fútbol, que como todos sabemos, es una profesión especial. Y para conseguir llevar el equipo por buena senda, antes tiene que recuperar para la causa a jugadores maltratados por Gustavo Poyet como Rubén Castro, Dani Ceballos o Musonda, llamados a ser importantes en el Betis; pero también la de apuntalar la defensa, sobre todo, mejorar en juego aéreo y defensa en situaciones del balón parado.

Como he dicho, también es una oportunidad de oro para que jugadores como Donk, Bruno, Brasanac o Nahuel llamen la atención del técnico y aparezcan en algún 11 titular. Sin olvidar a esos canteranos que han demostrado que pueden ocupar un puesto en el 11 titular, como Rafa Navarro o Alex Alegría.

Otro punto donde Víctor deberá superar a su antecesor es en las relaciones públicas, consistentes en dos aspectos fundamentales: respeto a la afición y objetividad con la prensa. Poyet ha salido del Betis con la mentalidad de que su trabajo ha sido zancadilleado por prensa y por el entorno del club; llevará razón o no, pero entró en una guerra, creo que mal aconsejado por alguien dentro de su propio entorno, que solo podría resultar herido… El fútbol puede ser muy sencillo o muy complicado, según se coja un camino u otro. Toda la suerte para Víctor Sánchez, porque su suerte, será la del Real Betis.

Anterior

Este Betis no juega a nada; y no es culpa de la afición

Siguiente

Todos somos Zozulia

Sé el primero en comentar

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *