Home»Opinión»#yosivoyalvillamarín

#yosivoyalvillamarín

0
Shares
Pinterest Google+

Fernando Ruiz de Alarcón

Respetando toda opinión de bético enojado, porque yo también estoy enojado, he de decir que yo si voy al campo. Y te daré mis argumentos…

Es en un campo de fútbol donde la afición tiene que mostrarse, para animar y para criticar. Es en el campo, en los partidos, cuando se ve la grandeza de una afición que dice estar loca de la cabeza, que anima como balas de cañón, que cuando juega el Betis, siempre seguirá a su lado. En Primera, en Segunda o en Tercera…

Porque es, en nuestro Villamarín, donde la afición se tiene que hacer notar, no en las redes sociales ni en medios de comunicación mandando correos. Porque es la afición en su grandeza la que tiene que ser capaz de que el barco llegue a buen puerto, y porque es la afición, antes, durante y después del partido, la que tiene que hacer ver a jugadores, entrenador y directivos que esto es más que un juego, que los sentimientos de muchos dependen de que el Real Betis gane o pierda.

Es legítimo no ir, quedarse en casa, animar al que tiene al lado que tampoco vaya… Y se entiende, porque este Betis aburre, aburre y pierde; porque si al menos ganara…

Pero le voy a ser sincero, no soy capaz, no sale de mí abandonarlo. Se que el Betis juega y ahí entran los nervios que solo se controlan en el campo, pasando esos 90 minutos al lado de ese señor que no conozco de nada, solo de que su asiento y el mío, un año más, están juntos, aunque nuestro vínculo es el Betis y eso es más fuerte que cualquier nuevo matrimonio.

Y si voy, iré a pitar, a animar, a empujar, para luego expresar mi opinión, y si esta es mayoritaria, deben tomar nota aquellos que solo deben responder a la afición. Es la única presión a la que tenemos derecho, ya que el campo no es solo un teatro, es un termómetro. La presión no la deben ejercer aquellas a tertulias mediáticas con intereses muy alejados a que el Betis sea grande, debe ejercerla la afición en los días de partido.

Y porque a un abuelo, a un padre y a un hijo, no se abandona…

Anterior

Recuperar el fútbol, tarea de Torrecilla, Haro y Catalán

Siguiente

Comienza la era Setién en el Betis

Sé el primero en comentar

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *