Home»Actualidad»La Biriprensa II. “Don Manué”: Una estrategia para debilitar la marca Betis

La Biriprensa II. “Don Manué”: Una estrategia para debilitar la marca Betis

12
Shares
Pinterest Google+

La Biriprensa II. “Don Manué”: Una estrategia para debilitar la marca Betis

Por Raúl Amián

En el anterior artículo de opinión concluíamos, y todo ello según mi criterio, sobre cuáles eran las motivaciones que movían a “la Biriprensa”.

Recordemos que estas motivaciones tienen su origen en satisfacer necesidades básicas de subsistencia del propio periodista deportivo ante los bajos salarios y la precariedad laboral que, debido a la crisis económica y al cambio de modelo de las empresas editoras y por la llegada de las redes sociales,  “obligan” al propio periodista a mendigar con “picotazos”, que antes eran sobresueldo y ahora se convierten en necesidad.

El Real Betis Balompié ha sido y es el sentimiento con mayor seguidores en la provincia de Sevilla…

También pusimos de relieve que paralelamente en el tiempo, el club con origen en 1905, elaboró una estrategia empresarial en la que se incluían premios y másteres a los propios periodistas deportivos, ávidos de complementos a su bajo salario, cóctel perfecto para su manipulación de forma implícita.

Ahora ofreceré mi punto de vista sobre cuál ha sido y está siendo la estrategia para debilitar la marca “Betis” con la complicidad de algunos periodistas deportivos.

El Real Betis Balompié ha sido y es el sentimiento con mayor seguidores en la provincia de Sevilla, con una importante penetración en Andalucía y España. Las encuestas que periódicamente son publicadas por diferentes asociaciones o entidades arrojan un mayor seguimiento hacia el “manque pierda” que hacia el club con orígenes en el primer lustro del siglo XX.

Recientemente hemos asistido a la publicación de un estudio socioeconómico publicado por la Cámara de Comercio de Sevilla y realizado por el Centro Andaluz Prospectiva, en la que de nuevo, los seguidores de la Palmera superan a los de Nervión.

Pero hay un dato revelador en la misma que no puedo pasar por alto y es que, en dicho estudio, si se segmenta por edades, en el tramo más joven, hay más sevillistas que béticos. El porqué de ese vuelco lo debemos encontrar en los éxitos deportivos, pero también en otra variable.

Tanto Betis como el club de Nervión tienen planes estratégicos en los que se marcan objetivos sobre cómo incrementar a corto o medio plazo el número de socios o simpatizantes y por ende, aumentar sus ingresos económicos, ya sean por abonos, “merchandising” o ingresos publicitarios o televisivos. Como empresas que son, deben velar por sus intereses presentes y futuros y ganar mayor presencia de mercado. Son las reglas del mercado tanto lícitas como comunes a todas las sociedades.

Empresarialmente, echando la vista atrás, en la Palmera, nos encontramos con un “propietario mayoritario” con una forma muy particular de dirigir una sociedad deportiva, y que a partir del 2010 pierde su mayoría por una controvertida decisión judicial que permite la llegada de savia de nuevos béticos ávidos en hacer “Betis” de forma diferente.

A través de la “biriprensa” se vendía el “señorío” frente al “estilo Betis”, la “seriedad” frente a “los graciosos”, la “victoria” frente al “manquepierda”…

biriprensa IIDurante estos ocho años no existió una estabilidad que permitiera desarrollar un plan empresarial por la sencilla razón de que en cualquier momento, mediante auto o sentencia, se podía volver a la situación anterior. Esa inestabilidad trajo un perjuicio que se ha sufrido de forma extrema a modo de descensos de categoría.

Lo que ocurría en el club verdiblanco se convirtió en el beneficio de otros. Porque mientras tanto, en la acera contraria reinaba la paz y la estabilidad permitiendo desarrollar su plan estratégico para ese cambio de tendencia.

A través de la “biriprensa” se vendía el “señorío” frente al “estilo Betis”, la “seriedad” frente a “los graciosos”, la “victoria” frente al “manquepierda”. Y no hay que quitarle mérito a lo anterior ya que han conseguido su objetivo pues los más jóvenes empiezan a hacerse seguidores del club rojiblanco según indican las encuestas.

Gracias al trabajo desarrollado desde el propio Betis, así como a las conquistas judiciales de la “Liga de Juristas Béticos” y sin olvidar la presión de las plataformas accionariales, se empieza a atisbar una salida del túnel, a modo de un posible acuerdo forzado con el anterior propietario.

Esos frutos son vistos desde Eduardo Dato como un contratiempo a su plan estratégico porque saben que si al Real Betis llegara la paz social, se podría poner en riesgo su plan estratégico para ganar seguidores y por ello euros.

Y es cuando comienza la campaña por parte de la “biriprensa” en la que se vende en todos los formatos, no un voto de confianza, no una paz social, sino el conflicto. Se cuestiona la legitimidad, el compromiso, la profesionalidad de todos y cada uno de los dirigentes que formaban las nuevas juntas directivas de ese “nuevo Betis”. Además, llegaban loas al anterior mandatario en las que se ensalzaban su “fuerza y ganas de retomar el timón”.

Esa campaña hizo, y lo hemos vivido en el Villamarín, que gran parte del beticismo se plantease la vuelta atrás como la mejor solución a la guerra accionarial. Una vez más, la presión mediática estaba consiguiendo su objetivo: cumplir con los deseos de su “mecenas” particular; esto es, el conflicto accionarial y social en el Betis.

Cuando se firmó la paz social mediante acuerdo, siguieron las críticas aún cuando la “biriprensa” sabía que era la mejor salida para la conquistar la estabilidad real y que se enterrara por fin la lucha de poder en el club. El no haber llegado a acuerdo se hubiera traducido en pleitos y recursos ante la Audiencia, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y el Tribunal Supremo. No menos de diez años de pleitos que asentarían la inestabilidad en el club y permitirían el desarrollo del plan estratégico del “eterno rival” para ganar seguidores. Lo anterior es mi opinión basada en la experiencia vivida y el trato personal con algunos actores. La finalidad del apoyo a la guerra accionarial del Real Betis no era más que el intento de darle un vuelco a la situación actual para conseguir que la relación Betis – Sevilla, se hubiera convertido lo que es en Cataluña, un Español – Barcelona.

De lo anterior excluyo a periodistas deportivos que se han movido por otros intereses como son las promesas de contratación por otras candidaturas a presidir el club ya que, evidentemente, sus motivaciones no coinciden con lo aquí comentado, aunque sí beneficiaron indirectamente al fin del “biriperiodismo”.

Lea el Biriprensa I escrito por el mismo autor, Raúl Amián.
Fuentes consultadas: Cámara de Comercio de Sevilla.
(RAÚL AMIÁN@RAULAMIAN, ENTRE OTROS CARGOS, HA EJERCIDO COMO GERENTE Y DIRECTOR DE RRHH DE LOS MEDIOS IMPRESOS DE PRISA EN ANDALUCÍA Y DIRECTOR DE MEDIOS EN EL GRUPO DE COMUNICACIÓN DE EL CORREO DE ANDALUCÍA.
EN LA ACTUALIDAD EJERCE COMO JURISTA-LABORISTA ESPECIALIZADO EN LA DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS Y COLABORANDO CON MÚLTIPLES ASOCIACIONES SIN ÁNIMO DE LUCRO)
Anterior

Los Alfabéticos

Siguiente

Balance positivo en la minigira británica: 2 victorias y gran juego desplegado

2 Comentarios

  1. Adrián
    3 agosto, 2018 at 4:43 am — Responder

    Estoy deacuerdo en practicamente todo y especialmente en como son los procedimientos y la forma de actuar de esas personas. Sobre lo unico que tengo una opinion distinta es en la motivacion principal de la biriprensa y los que les dan las limosnas por hacer campaña contra el betis. No creo que sea el tema seguidores su motivacion principal. Pensemoslo bien, ¿donde tiene posibilidad de recortar el sevilla futuros aficionados o simpatizantes al betis para sumarlos a sus filas?. A mi solo se me ocurre sevilla capital y algunos pueblos de la provincia por que lo que es la gran mayoria de la provincia de sevilla…y no digamos ya el resto de andalucia y españa. No, pienso que el unico sitio donde nos han recortado seguidores es en sevilla y en los muchos años de campaña que llevan no estamos hablando de una gran diferencia en la captacion tampoco a nivel de la capital. Es algo que ha ido a un ritmo muy lento y realmente la diferencia es muy pequeña. Por contra el betis hasta estando en segunda, durante todos estos años a sumado infinitamente mas seguidores en andalucia, españa y extranjero que los pocos que ellos nos hayan podido quitar en sevilla. Entonces ¿les cunde eso? obviamente no. Y la unica manera de cambiar esa tendencia seria que el sevilla como club y su idiosincrasia cambiase de forma que dejaran de ser prepotentes y rancios, algo imposible puesto que es su razon de ser. Mi hipotesis sobre su motivacion es simple y tambien compartida por gran parte del beticismo. el sevilla podria mañana pasar a ser el mejor club de la historia a nivel mundial por logros deportivos y sin embargo el betis seguiria siendo infinitamente mas grande y tendria mas seguidores. En cambio el dia que el betis sea el grande de sevilla a nivel deportivo de una manera continuada (unos cuantos años seguidos bastarian) el sevilla se muere. Basicamente por que su razon de ser que mencione antes dejaria de tener sentido.
    Por tanto en mi opinion el interes de la biriprensa y sus contratadores es simplemente que el betis siempre este lo peor posible para que ellos puedan seguir existiendo sin mas, por que de momento hacer desaparecer al betis y al beticismo es imposible.

    • 17 agosto, 2018 at 11:58 am — Responder

      Estimado Adrián,

      Disculpe la tardanza en responder, pero entenderá que vivimos una época del año que altera todos nuestras vidas.

      Me alegra que comparta casi todo lo que he escrito salvo esa duda, más que razonable, de que el eterno rival nunca nos tomará la delantera.

      Permítame que insista que el estudio socioeconómico refleja un cambio de tendencia en cuanto a seguidores más jóvenes. Claro que somos más en la actualidad. Pero si nuestro querido Betis hubiera seguido con sus líos accionariales, no le quepa la menor duda que el margen se hubiera estrechado. Échele cinco, diez o veinte años, pero llegaría.

      Y sí, coincido con que nada más que “el manquepierda” continúe con la dinámica actual, aquí se puede ver un numerito en la otra acera.

      Gracias por su reflexión. Un saludo.

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *